La vida en obras


LA VIDA EN OBRAS


Durante uno de mis escasos viajes en soledad, asistiendo a un momento para mí único y probablemente -no, seguro- irrepetible, sin una cámara a mano, mi sonrisa de idiota desapareció. Enturbiado mi entusiasmo inicial por una desconocida sensación de vacío, ya sólo podía pensar en la desesperación de no haber compartido aquel momento, ni siquiera en diferido y enlatado, con aquellos que me ayudaron a llegar hasta allí y que en ese momento se encontraban a miles de kilómetros de mí. After but before quiere reparar en parte este eterno sentimiento de culpa del viajante, compartiendo documentos fotográficos, vídeos, ideas, textos, relatos...Cada uno conforma una pequeña viga, un ladrillo, un gramo de argamasa de un edificio a medio construir que difícilmente quede concluso.

Espero que lo disfrutéis


Zantonio

jueves, 21 de octubre de 2010

Surcos

¿Has probado a cambiarte de surco?
Cuanto más arriba, más arenosa es la tierra y se hace más difícil avanzar.
Pero si has metido en tus bolsillos la tierra apelmazada, rica en arcilla que había unos pasos más atrás, mezclada y compactada con la arena creará una superficie inquebrantable por la que transitar.
¿Pero has probado a cambiarte de surco?
Siempre hay un surco irregular, torcido y encrespado con respecto a los otros, rematado en un meandro que acota la linde. Es un surco imprevisible y travieso, por lo general roto por las huellas de un inmenso neumático de tractor. Y sin embargo, a pesar de todo, las plantas crecen también en él…y ninguna quiere cambiarse de surco.

Zantonio

Santibáñez de Valcorba Mayo 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada